Entrevista con: Andrés Torres

Andrés Torres, actual Presidente de la AEC (Asociación Española de Autores de Obras Fotograficas Cinematograficas) director de fotografía de más de 1200 spots publicitarios rodados a lo largo de todo el mundo incluyendo el anuncio más caro de la historia de este país, formador de cientos de profesionales que pasando por su enseñanza hacen cine a día de hoy. Un Goya, un León de Oro y una Concha de Plata forman parte de la decoración de su hogar así como tener a sus espaldas trabajos como “Farinelli”, ganadora del Globo de Oro y nominada a los Oscars como mejor película extranjera y donde fue director de fotografía de segunda unidad.


Apodado “El Maestro” por las diferentes promociones de alumnos que ha formado, Andrés, tan profesional como cercano es el director de fotografía de “El Cómic”.

Antes de entrar en la materia de “El Cómic”, cómo empezó en esto del cine?
Mi primer contacto con el cine y la luz que lo hace posible fue en La Tonta del Bote (Juan de Orduña 1969), era un chaval, y cuando el director de fotografía, Antonio López Ballesteros dijo con aquella voz de mando  “Encender”, empezaron a encenderse los focos del decorado y en ese momento vi la magia desde dentro del cine y pensé:  “yo quiero ser ese”... y hasta hoy.

Qué le apasiona más dentro de su vida profesional? El cine en sí o la formación de profesionales? Por qué?
Está claro que el cine en sí, se apaga la luz de la sala y en una pantalla… empieza la magia; la conocí de niño y ahora de mayor sigo viéndola y haciéndola, realmente lo que me apasiona es la “LUZ”, el intentar copiar al Gran Maestro, que pone la luz a diario en las cosas que vemos y mediante la técnica imitarle humildemente.
 La enseñanza es la consecuencia de muchos años de aprendizaje y esos pocos conocimientos adquiridos debo trasmitirlos a los que también les gusta esa magia de contar historias
Qué razones le impulsaron a subirse a bordo de “El Cómic”?
Conocí a José L. Arjona en otro cortometraje que producía él, “Ojos de Fuego”, a través de otros alumnos del la escuela TAI, donde él estudió. Me paso el guión de ”El Comic” y me explico la historia con la rigurosidad de un verdadero profesional y con una pasión que hizo el que me subiera a este tren.

Qué medios formaron parte de sus herramientas y por qué?

En los cortometrajes hay un capitulo importantísimo que es el presupuesto, sencillamente “no hay”, en este caso hay que hablar con amigos para que se implique y  fue  Julio Paniagua de Info TV quien nos dejó las camaras para poder rodar, utilizamos la F-950 pues es una cámara en la que te puedes diseñar tu propia curva de trabajo y posteriormente en rodaje configurar plano aplano todos los parámetros, consiguiendo en rodaje prácticamente el etalonaje final con lo que el director está viendo al 98% su película terminada en el monitor, en cuanto a la fotografía se refiere, de manera que ahorrábamos en gasto posterior.

Qué tipo de fotografía se intenta conseguir y cómo?
Lo primero que hicimos fue la visita al Museo de El Prado, José Luis y yo varios domingos a estudiar el cuadro de “El Triunfo de la Muerte” de Brueghel “El Viejo”, para analizar la fotografía pues quería que la parte de imagen real tuviera las sensaciones, matices y colores de ese cuadro.
La parte de dibujos animado tendrán los contrastes de los comic de los años 40 y 50 en contraposición con el color de la imagen real en la que hay colores que no estarán hasta un momento determinado de la historia, ya que esos colores cuentan cosas que quiere el director.

Algún personaje de la historia animada o de imagen real al que le haya cogido especial cariño?
Todos los personajes son para enamorarse pero quizás Jaime que es el amigo tiene la misma pasión por los comic y su amigo como yo por el cine, si tengo que elegir, quizá es él.
Quizás el personaje de Zhanglao tiene algo de especial pues su filosofía de todo es para pensar. No adelanto más, ya los veremos.



Y por último…qué palabras le diría a aquellos jóvenes que quieran dedicarse al cine pese al panorama actual?

Creo que estamos viviendo un momento mágico de cambio del modelo de sociedad y como todos los cambios son traumáticos pero el ser humano tiene sed de conocimientos y de comunicación y eso no nos lo van a cambiar. Cambiarán las formas pero no los contenidos. Eso sí, debemos estar formados, realmente formados, sin pájaros en la cabeza, para lo que nos preparan los de arriba; al menos en el departamento de cámara los conocimientos técnicos son imprescindibles, que no piensen que hacer cine es coger una cámara poner dos luces y que nos pidan motor. “La Luz” es algo más complicado que todo eso y hay que observar muchos, muchísimos momentos de esa luz para intentar reproducirla para contar una historia.

*Fotografías de Agustín Polaina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada